Holi

A principios de marzo se celebra en toda India Holi. Es un festival muy guarro, una mezcla de carnavales y fallas. Eres una blanco perfecto para cualquier indio se sales a la calle ese día.  Armados con pistolas de agua y polvos de color con los que hacer la mezcla para atacar indiscriminadamente a cualquiera que se cruce en su camino. Y ya puedes ponerte lo más viejo que tengas porque retornar la ropa igual es complicado.

Normalmente, los colores son naturales, hechos de plantas pero como tiñen poco al mezclarlos con agua, muchos utilizan los colores de los saris para hacer la mezcla, lo que hace que sean totalmente químicos y te abrasen la piel. Yo estuve una semana con unas manchas rojas en la cara, no sé muy bien si por el color o por rascarme demasiado para quitarlo…

Por la noche las calles se llenaron de hogueras que los vecinos hacían con trastos viejos, cada uno dejaba su pequeña aportación e incluso los que saben que son muy pobres, se acercaban a dejar algo. Nosotros echamos unas revistas viejas desde el balcón, que no se diga que no queremos empezar renovadas la nueva estación…

A nosotros también nos tocó, obviamente para qué íbamos a hacer caso a las recomendaciones de “no salgáis de casa”. No me arrepiento de haberlo hecho, fue muy divertido.