La nit de reis

A mi esta noche siempre me ha gustado mucho. Recuerdo cuando mi padre me decía que tenía que dormir con los puños cerrados para que la noche pasara más rápido y me acostaba clavándome las uñas en las palmas de las manos. Y levantarte, y ver los paquetes y volverte loca, todo a la vez.

Sí es verdad que yo he sido una cagona toda mi vida, y yo eso de que entrara alguien en casa que no sabía quien era me daba bastante mal rollo. De hecho, en casa de mi abuela entraban a eso de las 12 de la noche por el corral, y se oía un ruido y yo era incapaz de ir sola a ver qué pasaba. ¿Y si me los encontraba? Claro, allí estaban los regalos y mi cabeza se colapsaba pensando cómo se lo hacían que yo no había oído nada y habían entrado 3, los camellos se habían comido la magreta y yo sin haber escuchado nada…!!

Esta mañana ves a los niños con esa cara de ilusión y me da mucha pena no poder seguir sintiéndolo, y emocionarte en la cabalgata cantando el tirorí como si se te fuera la vida en ello.

Hoy vendrá Baltasar, aunque yo siempre fui más de Gaspar, y creo que este año he sido muy buena… mañana veré!